jueves, 19 de noviembre de 2009

La distancia exacta

Habla Gianni Rodari en su libro "Gramática de la Fantasía" de diversas técnicas creativas, y empieza por los "binomios fantásticos": palabras que no están relacionadas directamente, que enfrentadas entre sí ponen a la imaginación en juego para establecer la unión entre las mismas, de manera que se crea una relación fructífera de la que puede salir una buena historia. Por ejemplo, poner al lado dos palabras como mesa y silla no da mucho juego, pero enfrentar mesa con luna puede lanzarnos a diversos mundos y cuentos: la mesa de la luna, la luna en la mesa, la mesa desde la luna...

Y así pasa también un poco entre nosotr@s, ¿no? El encuentro entre cercanos es cálido y fácil, pero cuando nos atrevemos a ponernos frente a aquell@s que están más allá de nuestro círculo habitual, al igual que en el caso anterior, es necesario apostar la fantasía, ponerse en juego, y desde ahí resulta un contraste, un diálogo que puede ser fuente también de buenas y bonitas historias.

La verdad es que muchas veces da pereza salir del terreno fácil, pero en el salto, en la distancia justa que permite el encuentro entre los que siendo diferentes pueden dialogar, pueden surgir nuevas voces y creaciones.

Ni muy cerca, ni muy lejos. La distancia justa para dejar espacio a la fantasía creadora.

3 comentarios:

Inquisidora dijo...

"El encuentro entre cercanos es cálido y fácil" ¿Tú crees?

Define cercano. ¿Áquel con el que empatizamos? ¿Familiar, amigo, compañero de trabajo, ...?

Me permito casi plagiarte: "La verdad es que muchas veces da pereza salir del terreno fácil, pero en el salto, en la distancia justa que permite el encuentro entre los que siendo cercanos/diferentes pueden dialogar, pueden surgir nuevas voces y creaciones"

Gracias por esta perspectiva "fantástica" del binomio fantástico.

dandindan dijo...

Cercano, como definirlo, no es fácil... En realidad lo que me sale es el concepto de "tele" que se maneja en psicodrama, la conexión que existe entre dos personas, la afinidad que se siente, más allá de supuestas afinidades familiares o laborales, que es verdad que en estos ámbitos los encuentros muchas veces no son fáciles, ni mucho menos. Y ahí estoy de acuerdo que también es necesario un salto, una apuesta paar que sea posible el reconocimiento, la "invención" del vínculo.

Gracias por la reflexión, ayuda a ir más allá!!

dandindan dijo...

Me he quedado dándole vueltas al tema... Quizás el tema de la cercanía o la diferencia sea algo presente con cada persona, hay ciertas partes o áreas en las que conectamos y otras en las que el desconocimiento o el desacuerdo es mayor.

Y en este sentido merecería la pena plantearse cómo buscar la distancia exacta para poder asomarse a esas dimensiones desconocidas que tienen también las personas de nuestro entorno, para desde ahí avanzar hacia nuevos encuentros.