martes, 31 de mayo de 2011

A la puerta de los CIE

Hay iniciativas que desgraciadamente hay que mantener en el tiempo porque poco (o nada) se mueve, y tienden a olvidarse... Por eso es interesante apoyar esta campaña del Grupo de Inmigración y Sistema Penal y también conocer la convocatoria de los Círculos de Silencio...


QUE EL DERECHO NO SE DETENGA A LA PUERTA DE LOS CIE
Querido amigo/a:

El internamiento de inmigrantes sin papeles,  previsto en la Ley de Extranjería y que tiene lugar en los CIE (Centros de Internamiento para Extranjeros), es una de las realidades que más tensiona los principios básicos del Estado de Derecho, pues permite la privación de libertad de quienes tan sólo han cometido una infracción administrativa. Los Centros de Internamiento son espacios de opacidad donde no existen los necesarios instrumentos para garantizar el respeto de los derechos de los extranjeros internados, por lo que el tejido social, instituciones y organizaciones nacionales e internacionales vienen criticando duramente las condiciones normativas y materiales de los CIE, bastante peores que en las prisiones.

Hace tiempo que el Ministerio de Interior está elaborando un Reglamento, cuya publicación parece inminente, para regular el régimen y funcionamiento de estos centros, sin que se haya dado ningún tipo de información sobre sus líneas básicas a las organizaciones y asociaciones que trabajamos en este ámbito, a pesar de haber pedido que se nos informe y se escuchen nuestras propuestas. En este contexto nos hemos unido y redactado el manifiesto “Que el Derecho no se detenga a las puertas de los CIE”, donde se reclama al Gobierno una mayor transparencia, unas mejoras jurídicas y materiales –legales y reales– y que el Reglamento que se está elaborando garantice los derechos básicos de las personas privadas de libertad en estos centros.

 Para ello eso solicitamos de nuevo tu apoyo, el apoyo de todas las personas preocupadas por los derechos humanos y que piensen que es necesaria y posible otra forma de entender la inmigración, más justa y más decente.

 Muchísimas gracias y un fuerte abrazo

 Margarita Martínez Escamilla
Julián Carlos Ríos Martín
(Coordinadores)
INMIGRAPENAL (Grupo Inmigración y Sistema Penal)

Toda persona, asociación o entidad que desee apoyar esta iniciativa puede adherirse pulsando en: Súmate a la campaña .
Si tu profesión está relacionada con el mundo del Derecho, por favor, envía tu adhesión también info@inmigrapenal.com, indicando tu nombre, DNI y profesión. En función del número de adhesiones recibidas valoraremos la posibilidad de realizar alguna acción específica.
 Os animamos también a impulsar cualquier iniciativa propia que tienda a un mayor respeto de los derechos de las privadas de libertad en los CIE y, por supuesto, agradecemos difusión del manifiesto
 Pedimos disculpas si este correo llega repetido, pues aún no hemos podido depurar nuestros grupos de correos.

---------------------------

Votar de otra manera

¿Qué ocurriría si se fuera fiel a la intención real de voto? Pues que tendríamos que asumir propuestas como la que hacen desde Ladinamo:



¡NO! Voto útil, mayoría real

Por Redacción LDNM


“Cuando uno elige entre los términos de una alternativa está dominado por el que diseñó la alternativa”
 –Jesús Ibáñez

En todas las elecciones se plantea el mismo dilema: votar o no votar. Es decir, rechazar la misérrima cuota de participación en los asuntos públicos que nos otorgan nuestros déspotas ilustrados o aceptar el raquítico compromiso cívico y votar al degenerado de turno con el consuelo de que así se contribuye a que algún otro desgraciado no alcance o renueve el derecho legítimo a hacernos la vida imposible. Hasta hoy los sistemas electorales se han basado en esta trampa, hacer pasar la repugnancia a un candidato por apoyo a su contrario. De esta forma innoble las cuotas de participación han alcanzado los mínimos requeridos para que los apologistas del sistema defiendan la continuidad del ritual de la conversión de la voluntad en papel.

En Francia, durante las elecciones presidenciales de 2001, la misma ciudadanía que tomó La Bastilla en 1789 acuñó el término “votar con las narices tapadas” cuando se les impuso la obligación de elegir entre Le Pen, un nazi enloquecido, o Chirac, un simple ultraderechista. En esas condiciones, basta con no tener pinta de ir a hacer pasar a los inmigrantes por las duchas de gas para ganar unas elecciones por aclamación. Aunque éste sea un caso extremo, en realidad los partidos de toda Europa llevan años viviendo de esta fórmula/farsa: si no quieres que venga el fascio, vota neocon, si no quieres que vengan los neocon, vota a los esbirros neoliberales, o, más frecuentemente en nuestros días, si no quieres que vengan los esbirros neoliberales feos, vota a los esbirros guapos. Que, dependiendo de la situación, haya mucha gente dispuesta a aceptar estas disyuntivas absurdas no quiere decir que obligatoriamente estemos condenados a ellas. Sobre todo cuando cada vez quedan menos dudas de que lo que habitualmente se denomina una “democracia sana” consiste en que distintos tipos (cada vez menos distintos) toman las mismas decisiones.

Tomar la palabra y que sea escuchada

Siguen las energías rodando y contagiándose de un rincón a otro de las ciudades y barrios, con la incertidumbre diaria de hacia donde vamos, con la confianza que da el constatar que ese devenir se construirá con la potencia de miles de manos dispuestas a trabajar juntas.

De manera constante aparece la urgencia de tener que decidir, de optar por una u otra vía: si levantar o mantener la acampada, si hablar de los problemas del barrio o de cuestiones más generales en las asambleas de barrio, etc.

Es inevitable, hay que ir tomando decisiones, hay que ir dando pasos. Pero al mismo tiempo se corre el peligro de dejarse atrapar por el deseo de obtener resultados, de generar propuestas concretas, de ser efectivos en el corto plazo. El otro día, en la asamblea de mi barrio, había personas que se quejaban por llevar mucho tiempo debatiendo cosas organizativas sobre si nos íbamos a volver a reunir, cuándo y dónde, en vez de hablar de "cosas importantes". ¿Pero no es lo primordial ir construyendo las bases de nuestros futuros encuentros, de nuestra propia dinámica de trabajo?

Este ímpetu resultadista amenaza algunos de los principales logros alcanzados estos días. Desde mi punto de vista, lo más importante ha sido cómo los espacios públicos se han recuperado como lugares de intercambio y roce mutuo, cómo much@s se han atrevido a tomar la palabra en voz alta y dejarla dialogar con la de otr@s, como se ha recuperado la sensación de capacidad  y de poder de la gente, común y especial al mismo tiempo.

En este sentido, las asambleas han sido espacios privilegiados de toma de palabra. El problema es que, frente a las pobres dinámicas participativas habituales, han terminado siendo idealizados, lo que dificulta el que se puedan buscar otros medios complementarios de participación también necesarios. De alguna manera se justifica el método asambleario como válido en si mismo, por horizontal y participativo. Y ni es completamente horizontal, ni puede ser realmente participativo cuando son tan masificados.

No es del todo horizontal porque parte de la premisa de que hay que evitar que nadie tome el poder por arriba, pero olvida que para partir todos en igualdad de condiciones no vale con igualar por arriba, sino que hay que contemplar también que hay gente tan hundida que necesita dar un gran salto para poder participar. Por ejemplo, alguien rechazado en su propio barrio por vivir en la calle o ser adicto a alguna sustancia no va a exponerse a tomar la palabra en medio de la asamblea que reúne a tantos de los que le rechazan.

Por otro lado, cuando las asambleas son masivas los que terminan acaparando la palabra son l@s más lanzad@s, y al mismo tiempo se cae en un intercambio de opiniones que no deja espacio para ir hasta el fondo de lo que cada un@ quiere decir. Porque para entender bien es necesario dar mucho espacio para explicar y para preguntar, para acompañar el pensamiento y el sentimiento del otro.

Y esto es, para mí, lo más interesante que viene ocurriendo en la Puerta del Sol, y en otras plazas del mundo. Que la gente se reúne, hace asambleas multitudinarias, se moviliza... Pero sobre todo que la gente habla de cerca, en pequeños corros, se da el tiempo y el espacio para dialogar, de a dos, de a tres... Esa es la manera de poder empezar a atreverse a tomar la palabra, de escuchar, de poder entender la verdad del otro. Y ahí si que es posible integrar a l@s que siempre se quedan fuera de estas dinámicas. Por eso esa debe ser la base sobre la que se sustenten los demás procesos. Las asambleas están bien, animan, motivan. Pero lo que hace avanzar es la red que se va formando en los pequeños encuentros.

Ahí está el reto: seguir dinamizando este proceso de micro-encuentros, micro-balbuceos, micro-escuchas que empiezan a entrelazarse.

lunes, 30 de mayo de 2011

Así no

Antes de que caiga sobre nosotr@s todo el chaparrón de las Jornadas de la Juventud que amenaza en el horizonte, merece la pena asomarse a documentos que muestran que no toda la iglesia va por el mismo lado, que hay gente que vive y piensa de otras maneras... Por eso merece la pena leer el documento en el que explican su postura los de Así No Vengas

domingo, 29 de mayo de 2011

Desde Hamelin

Merece la pena asomarse al artículo de Fernando León de Aranoa aparecido en Público. Duele leerlo, por eso es importante, como muestra de una realidad sufriente.


Hamelin, Madrid

Mientras en los oídos de los votantes resuena aún la melodía cautivadora de las promesas electorales de los partidos y se apaga lentamente en los polideportivos vacíos el eco de la flauta mágica de sus programas, las ratas, desatendidas, campean a sus anchas por Hamelín, un poblado a las afueras de Madrid en el que viven más de 300 niños con sus familias.

Hamelín se llama en realidad El Gallinero y lo encontraréis al este, en el cruce que forma la autopista de Valencia con la vía del AVE a su llegada a Madrid. Es un asentamiento de inmigrantes rumanos, un poblado náufrago, de cartón, uralita y embalajes imposibles, asediado por todas las ratas de la miseria.

Allí, a media tarde, el suelo se mueve serpenteante entre las casas como por efecto de la luz: son los lomos de las ratas, que se remueven inquietas a punto de lanzar su enésimo asalto contra las viviendas, en busca de comida.

Y lo hacen entre los pies de los niños desnudos; niños rumanos que no alcanzan aún la edad escolar y pasean por las calles de cartón del poblado su infancia tierna y descalza, de cara sucia y mirada limpia. Envalentonadas, las ratas les disputan a diario la comida, tirando a veces unas y otros de los extremos del mismo cartón de leche.

Entre los miembros de la comitiva que nos muestra el lugar está Marian, un chaval sordomudo que no ha cumplido aún los 12 años. Mantiene a las ratas a distancia con un palo para que no nos asusten y nos guía por los caminos seguros, a salvo de mordiscos, que recorren el lugar. Ejerce, pese a su corta edad, de anfitrión.

sábado, 28 de mayo de 2011

Resistiendo

Otra cita de Peter Pal en su libro Filosofía de la deserción que merece la pena rescatar en estos días:

"El desafío consiste en evitar una concepción excesivamente molar, heroica o voluntarista de la multitud. Puede ser que (incurramos) en esa tentación al localizar la resistencia de la multitud en nombres como Pequín, Los Angeles, Nablus, París o Seúl, a los que quizás podamos sumar Porto Alegre. A decir verdad, esos nombres dicen de las luchas que hicieron y que todavía hacen ruido, incluso en un sentido tradicional; luchas que todos reconocen como lucha, victorias que todos reconocen como victoria. Y tenemos todas las razones para regocijarnos con ellas. No obstante, un joven filósofo se preguntaba recientemente si no habría, incluso en la multitud, resistencias más oscuras, más dubitativas, más sin voz, muchos otros tipos de resistencia cuyo contorno todavía desconocemos."

Ahora a esta lista de nombres se podrán añadir los de muchas plazas españolas. Por eso es importante recordar que hay otras resistencias eclipsadas por las que salen en los titulares, escondidas, oscuras, cotidianas, que no por eso son menos agotadores o dolorosas, ni tampoco menos preñadas de esperanza. Es la resistencias de los pobres, de los locos, de los enfermos, de los despreciados... La resistencia que permite seguir respirando, seguir viviendo, seguir amando pese a todas las dificultades.

Recogiendo


Aunque el título pudiera hacer en pensar en ello, no quiero hablar de si levantar o no las acampadas (uno de los temas de moda en este momento), ni de los esfuerzos desinfectantes de los mossos de escuadra, pretendiendo eliminar lo que consideran suciedad que no sale (como en los anuncios de detergentes) a golpe de porra y  preparar el sitio para lo verdaderamente importante: el fútbol y sus catarsis colectivas. Por lo menos en Madrid se ha desmontado rápidamente esa excusa.



No, lo que quiero es recoger algunos documentos y mapas que creo que pueden ayudar a reflexionar mejor lo que se está moviendo. Ya van casi dos semanas de movilización y creación colectiva, y una cierta perspectiva empieza a aparecer que puede permitir analizar lo que está en marcha.

Para ello, ahí van algunos artículos interesantes:

Pero más allá de estos textos, lo que es un auténtico regalo son los recursos generados en la web de Una línea sobre el mar. Por un lado, el mapa conceptual que sigue creciendo, de manera que su versión completa es cada vez menos manejable, por lo que han realizado también una versión de bolsillo:


Por otro, esta adaptación de la ventana de Johari, La acampada de sol vista desde cuatro ángulos, sencillamente genial:


Y ya, para rematar, no está demás volver a los orígenes de todo esto... Para esto, una imagen y un vídeo (una obra de arte didáctica, la verdad) sacados del blog de Jara valen más que mil palabras:


jueves, 26 de mayo de 2011

La comunidad de los sin comunidad

En estos momentos tan confusos y transformadores al mismo tiempo, me resulta especialmente sugerente el comienzo del libro Filosofía de la deserción, de Peter Pal Pelbart:

"Las formas que antes parecían garantizarles a los hombres un contorno común, que le aseguraban al lazo social alguna consistencia, perdieron su pregnancia y entraron definitivamente en colapso, desde la llamada esfera pública hasta los modos de asociación consagrados: comunitarios, nacionales, ideológicos, partidarios, sindicales. Deambulamos entre espectros de lo común: los medios, la escenificación política, los consensos económicos legitimados, pero también las recaídas en lo étnico o en la religión, la invocación civilizadora basada en el pánico, la militarización de la existencia para defender la “vida” supuestamente “común”; o, más precisamente, para defender una forma-de-vida llamada “común”. No obstante, sabemos bien que esta “vida”, o esta “forma-de-vida”, no es realmente “común”; que cuando participamos de esos consensos, de esas guerras, de esos pánicos, de esos circos políticos, de esos modos caducos de agremiación, o incluso de ese lenguaje que habla en nuestro nombre, somos víctimas o cómplices de un secuestro.


Si hoy hay, de hecho, un secuestro de lo común, una expropiación de lo común, una manipulación de lo común, bajo formas consensuales, unitarias, espectacularizadas, totalizadas, transcendentalizadas; es necesario reconocer que, al mismo tiempo, y paradójicamente, tales figuraciones de lo “común” comienzan a aparecer finalmente como aquello que son: puro espectro.


(...)


Ahora bien: hoy, tanto la percepción del secuestro de lo común como la revelación del carácter espectral de ese común transcendentalizado se dan en condiciones muy específicas: precisamente en un momento en que lo común –y no su imagen– está preparado para aparecer en su máxima fuerza de afectación, y de manera inmanente, dado el nuevo contexto productivo y biopolítico actual. Para decirlo con claridad: a diferencia de lo que ocurría algunas décadas atrás, cuando lo común se definía y era vivido como aquel espacio abstracto que conjugaba las individualidades y se sobreponía a ellas –fuera como espacio público, fuera como política–, hoy lo común es el espacio productivo por excelencia."

Charlar como si nada

Como siempre, hay palabras que son un regalo, como estás de Galeano en la acampada de Barcelona. Difícil ser más claro, razonar y sentir con más pasión...

miércoles, 25 de mayo de 2011

De ratones y gatos

Genial el vídeo que me manda Carlos, a partir de un discurso realizado por Tommy Douglasex-ministro canadiense que introdujo la atención médica universal. Ya han pasado años  y años desde que lo pronunció, pero sigue desgraciadamente de rabiosa actualidad... Por eso se hace tan necesario ensayar alternativas.


martes, 24 de mayo de 2011

Aclarando algunas cosas

Comienza una nueva semana, una nueva etapa en la que ir aprendiendo a desentrañar las incógnitas que se han liberado en estos días pasados tan intensos.

Y ya que ahora los números y gráficos de los resultados electorales inundan los medios, pero siempre utilizados de una manera bastante particular que termina tergiversando las cosas y ofreciendo una imagen bastante alejada de lo que realmente se ha votado, merece la pena recuperar algunos datos que ofrecen desde Democracia Real Ya.


Total, que la opción mayoritaria, y de lejos, ha sido la abstención, a la que han recurrido más de 11,5 millones de personas, a lo que hay que añadir casi 1 millón más entre votos nulos y en blanco. En total, hay más de 12,5 millones que no han confiado su representación a nadie. Mientras, el PP, aún "habiendo arrasado", se queda lejos de estas cifras, en 8,5 millones.

Y si reunimos los votos a otras opciones fuera de los dos grandes partidos, llegan hasta un 32 % de los emitidos. Contando sólo los verdaderamente minoritarios (es decir, quitando a IU, CiU, PNV, UPyD), hay 14% de votantes que vota a "otros" partidos.

Efectivamente, parece evidente que por más que intenten disimularlo, "no nos representan".

Como ha quedado evidenciado estos días, lo vivido en las calles es un proceso muy diferente del que se mueve en los pasillos institucional. Como muy bien recoge Antoni Domènech en su articulo Mejor al Revés: "sólo en las multitudinarias acampadas en las ciudades españolas hermanadas en la indignación insumisa se ha hablado y discutido de verdad de política; dado que sólo en ellas, mejores o peores, se han hecho verdaderas propuestas políticas, en vez de las hueras declamaciones, rutinariamente urdidas con técnicas de engañosa publicidad comercial, características de las vallas y de los mítines plebiscitarios para forofos y clientes de los partidos establecidos. Dado eso, el movimiento del 15 de mayo se ha ganado sobradamente el derecho a que la pregunta pertinente sea precisamente la inversa, y es a saber: ¿cuál es la alternativa al movimiento democrático del 15 de mayo?"

lunes, 23 de mayo de 2011

No desmovilizar

Durante estos días se ha hablado del peligro de la desmovilización. Efectivamente, es una seria amenaza para nuestros barrios y ciudades. Pero al contrario del discurso que tanto se ha difundido, el peligro no es que la ocupación de espacios públicos para el debate, la protesta y la propuesta lleve a acudir menos a los colegios electorales. De hecho, en estas elecciones la participación ha sido mayor que en las de hace 4 años.

El verdadero peligro consiste en dar ya todo por hecho tras el recuento de votos y pensar que ahora es tiempo de que los políticos hagan y deshagan. El peligro es pensar que con el toque de atención de las concentraciones de esta semana el mensaje de protesta y de deseo de cambio real ya ha llegado a sus oídos.

Es ahora cuando es realmente importante seguir en movimiento, seguir dialogando, seguir construyendo espacios y alternativas comunes. Es mucho lo que se ha avanzado en estos días, pero no ha sido algo tan espontáneo como parece, sino que hay mucho más detrás, y esto es lo que ha permitido abrir tantas puertas y ventanas hacia el presente y el futuro. Un intento de reflejar esto es el mapa conceptual de la acampada.

Hay que cuidarse mucho, muy mucho, del efecto desmovilizador que las elecciones tienen sobre la vida cotidiana. Esa es la gran amenaza ahora mismo.

Nos vemos en los barrios.

domingo, 22 de mayo de 2011

Sacando la cabeza

Sin más que decir, con mucho que pensar...











Ganamos nosotros... ¿quiénes?

Antes de que comience el día habitualmente marcado por los discursos triunfalistas de los diferentes partidos que se presentan a las elecciones, ya se ha resuelto el dilema. Pase lo que pase mañana tras el recuento de votos, el recuento de lo vivido, congregado y generado estos días en tantas de nuestras plazas deja un mensaje claro de que hemos ganado.

Hemos ganado en dialogo, en reflexión, en capacidad de encuentro y apertura entre personas y colectivos de diferentes talantes y visiones de la realidad; hemos ganado en claridad, en capacidad de contrastar la palabra que nace de lo humano frente al discurso vacío de los partidos; hemos ganado al descubrir que somos much@s y que podemos aprender un@s de otr@s para llegar más lejos de lo imaginado al apostar por lo común; hemos ganado en confianza y en capacidad de sorprendernos a nosotr@s mism@s; hemos ganado al reafirmar en la práctica el sentido y la eficacia de la lucha noviolenta y la necesidad (y posibilidad) de la autoregulación colectiva; sobre todo, hemos ganado en capacidad de soñar desde lo concreto, de contagiarnos mutuamente la esperanza; en definitiva, hemos ganado la oportunidad de abrir una puerta al futuro, la posibilidad de enfrentarnos al interrogante de cómo poder construirlo junt@s.

Hemos ganado mucho, mucho, l@s que hemos seguido y participado este proceso que, en realidad, no ha hecho más que comenzar.

Porque es mucho lo que queda por ganar todavía. Por un lado, en seguir concretando propuestas que puedan generar cambios, reformas, transformaciones.

Por otro, si de verdad se pretende una revolución verdadera, el reto es mucho mayor: conseguir que otr@s ganen con nosotr@s, l@s que lo tienen más difícil, l@s que se suelen quedar fuera de estos procesos por no ser tan dinámic@s, por no haber tenido acceso a una formación mínima, por haber tenido una vida marcada por la miseria, la exclusión, el rechazo.

La participación de est@s no es fácil. No basta con ofrecer un espacio para acercarse y dar su opinión o echar una mano, porque cuando se está tan machacad@ son muchas las barreras que superar hasta poder hacerse presente en pie de igualdad al lado de otros. Pero es imprescindible asegurar su protagonismo activo en estos procesos si de verdad queremos llegar hasta el final de este esfuerzo revolucionario. Si no, el avance de algun@s,o de much@s, no hará sino aumentar la distancia con l@s que tienen más dificultades, dejandoles cada vez más fuera, más incapaces, más invisibles.

Aprovechando que algunos mensajes hacen referencia a revueltas del pasado frente a sistemas injustos, no está de más recordar que, aunque respecto a la Revolución Francesa se hable normalmente de tres clases sociales (nobleza, clero y tercer estado), ya en ese momento personas como Dufourny de Villiers tuvieron conciencia de la existencia de todo un pueblo que quedaba fuera de esta estructura, el pueblo de los más pobres, y plantearon la necesidad de hacer posible su representación polícia, a través de los Cahiers du Quatrième Ordre.

O volver a hacer presentes las palabras de Joseph Wresinski en el Mayo del 68 francés: " Los estudiantes se expresan sobre los muros, los burgueses, los obreros, todo el mundo dialoga y se expresa. Todos, salvo los más pobres. Por eso es necesario que pasemos cuadernos en los barrios donde viven, para que la gente pueda decir a qué aspiran, que sociedad quieren para mañana ". 

sábado, 21 de mayo de 2011

Reflexionando

Aprovechando esta propuesta de tomar el día antes de las elecciones para encontrar espacio para reflexionar, y dado que está visto que hoy por hoy es necesaria la reflexión colectiva (de ahí la pertinencia de permanecer en las plazas, en las calles, de cruzarse todo lo posible), comparto algunas dudas e inquietudes que me han ido acompañando en estos días.

Porque es cierto que el proceso que se ha puesto en marcha genera mucha esperanza, pone en circulación mucha energía y capacidades que ni siquiera sabíamos que estaban tan a mano, abre el futuro al cambio cuando parecía que estaba ya todo escrito. Pero precisamente esta apertura nos enfrenta con la incertidumbre y la necesidad de construir con cuidado y mucha atención nuevas dinámicas que respondan a ese ideal de poner al hombre y a la mujer, al pueblo, en el lugar primordial de la política.

En ese sentido, mucho se ha hablado de que este es un movimiento de jóvenes, sobre todo universitarios, bien formados pero sin futuro. Pero no se ha reflejado tanto la realidad de otros muchos jóvenes sin formación adecuada, en situaciones de riesgo social, sin futuro ni presente al que agarrarse para avanzar.

Tampoco se ha dicho que durante estos días varias personas que habitualmente duermen en la calle se han acercado a compartir cartones con los acampados, y que algunos se han involucrado muy activamente en el proceso. Otros se han hecho presentes en las horas de la comida, generando algunos problemas por pedir demasiadas veces alimentos. De alguna manera, se ha vuelto a repetir la vieja historia del "pobre bueno", que sabe adaptarse, hablar, hacer con otros, y el "pobre malo", que en el mejor de los casos estorba.

Incluir al más pobre. Ese sí que es un reto difícil, aunque necesario si se quiere llevar este proceso hasta el final. ¿Cómo asegurar la participación efectiva de los más excluidos? ¿Cómo evitar que los procesos marchen al ritmo de los más dinámicos, de los que más facilidad tienen para hablar y convencer, de los que más saben? ¿Cómo respetar el ritmo de los más lentos sin que esto descorazone a los demás?

Ahora se lanza la propuesta de extender las asambleas a diferentes barrios y pueblos. Es necesario, efectivamente, salir del espacio ya conquistado para tomar contacto con la realidad concreta de cada lugar. Quizás ahí sea la oportunidad de buscar maneras de cuidar que no dirijan el proceso sólo los líderes vecinales de siempre, sino también aquellos que más dificultades tienen. Porque si no no conseguimos construir procesos realmente comunes, siempre se quedara alguien fuera, y si los demás avanzan y él no, la distancia entre unos y otro será cada vez más difícil de salvar.

No tengo respuestas, la verdad. Pero me guardo las preguntas y las comparto al mismo tiempo, esperando que sirvan para avanzar. Haciendo camino al andar...

P.D. Hablando de extensión, impresiona visitar el mapa de "acampados en el mundo".

viernes, 20 de mayo de 2011

La plaza del pueblo

Ayer por la noche, llevados por la marea que cada vez agita más la Puerta del Sol y tantos otros espacios y lugares comunes, resultaba emocionante verse inmerso entre tanta gente que por fin ha encontrado un canal para manifestar sus deseos de cambio y, al mismo tiempo, dentro del mogollón, de la masa, disfrutar de tantos encuentros fortuitos con amigos, compañeros, conocidos que uno no esperaba ver allí... Era sorprendente esta sensación simultánea de multitud y de encuentro personal con rostros concretos, cercanos, queridos...

Alguien comentó que esto parecía "la plaza del pueblo", es decir, el lugar de encuentro de los vecinos, de los que se conocen, donde se cruzan y entrelazan las vidas, preocupaciones, esperanzas... Porque por más que siempre haya habido instituciones y autoridades que han tratado de marcar el ritmo de la vida de los pueblos, en realidad era en torno a estos espacios comunes, estas "plazas del pueblo", donde se creaba la red que permitía avanzar y retroceder, dialogar y discutir, rozarse, moverse, empujarse... encontrarse, al fin y al cabo.

Desde hace tiempo la política urbanística ha tratado de hacer desaparecer estos espacios, estos lugares vacíos que, precisamente por estar vacíos, invitaban a ser llenados y recreados por las personas, por los vecinos. Ahora no hay espacios vacíos en nuestras ciudades, y los espacios de encuentro han sido sustituídos por espacios de aglomeración en los que consumir, saturados de mensajes, llenos de hombres y mujeres que van de una tienda a otra, donde el contacto persona a persona se reduce al de cliente-empleado y no se intercambia más que dinero y productos.

Y, de repente, en medio de una ciudad como Madrid, surge este espacio, se provoca el movimiento, el encuentro, la palabra. De un día para otro la Puerta del Sol se llena de personas de diferentes condiciones que interaccionan como lo hacen siempre, pero con una diferencia: se miran a los ojos, se hablan, se cuestionan mutuamente... Hablan los mayores, que encuentran oídos para contar sus batallas de lucha juvenil y compartir lo aprendido, hablan los medianos, que comparten la frustración de haber aguantado tanto, hablan los jóvenes, que quieren hacer circular sus sueños... Hablan unos con otros, y de repente somos de nuevo vecinos y nos reconocemos como tales, como miembros de una misma comunidad, jugándonos un destino común. Con mil diferencias entre nosotros, con mil desencuentros y roces, pero también con muchas ganas de abrazar lo que nos une y apoyarnos mutuamente para sentir menos miedo, para sentirnos más capaces.

De la manera más inesperada, la Puerta de Sol se transforma en "la Plaza del Pueblo". ¿Es posible prohibir el encuentro, la charla, el compartir? Llevan tiempo consiguiéndolo, y de nuevo apuestan por ello, pero ahora parece más complicado.

Todo esto sin entrar en el otro significado que tiene el término de "Plaza del Pueblo". De hecho se podría hablar de dos plazas, la "tomada" por el pueblo, por los ciudadanos, robada  a las instituciones que pretenden monopolizar el espacio público; y la "creada" por y para el pueblo, el espacio que se construye a partir de encuentros, charlas, abrazos, roces y caricias.

Por eso esta noche, a las 00:05, se propone un grito mudo en la Puerta del Sol. Para hacer patente la necesidad de seguir "creando y tomando plazas".

jueves, 19 de mayo de 2011

Hacia delante

Dificil explicar mejor lo que está generando tanta ilusión y esperanza que como lo hace Rafa Cofiño, del que copio un extracto:


"Las desconsideraciones sobre la falta de argumentos, el atropellamiento en los debates o la falta de objetivos definidos puede (puede) que sean reales. Pero es interesante ver que los que esgrimen ese pretexto son muchos de los contribuyentes al expolio de palabras y espacios para hablarlas.

Los que argumentan el debate en términos de manipulación partidista, direcciones políticas o de la yenka (izquierda, derecha, delante, detrás) es que han perdido la capacidad de imaginar algo diferente. Hay cosas queor raro que nos parezcan – tendencias, clasificaciones, etiquetas, partidos – empezarán a desaparecer.

Total ¿Para qué va a servir todo esto? me preguntaba ayer una escéptica compañera (no me preguntaba, no, se contestaba sin haberselo llegado a preguntar ella misma).

No lo sé. Ni idea.

Pero miralos, míranos, en la calle, codeandonos, hablando, discutiendo, proponiendo, afilando las palabras como las más hermosas de todas las pinturas. La belleza de los cuerpos moviéndose hacia adelante. Haciéndonos todos juntos la misma pregunta."

Generando y compartiendo

Manda esto Lourdes, para compartir, informar y de paso transmitir la energía que se está viviendo entre los presentes en Sol

Os hago llegar la viviencia de estos días, pero en concreto de ayer, ejerciendo mi responsabilidad de informar a las personas que no han estado allí sin medios informativos de por medio; solo desde la experiencia. Llevo tres días acudiendo a la plaza de Sol a dormir y ayudar y solo puedo deciros que esto es impresionante, que hay que continuar. Espero que os guste.

Mientras miles de personas nos encontrábamos ayer en Sol para mostrar nuestra indignación, los mensajes para atemorizar a la gente de que corría peligro yendo a la plaza de Sol no cesaban: mensajes en el metro advirtiendo que la manifestación era ilegal, LA POLICÍA REPARTIENDO PANFLETOS QUE DECÍAN QUE ERA ILEGAL Y QUE PODÍAN SER DETENIDOS  y la televisión anunciando que se estaba cortando plaza para no permitir el paso cuando era mentira!! Lo que sí fue cierto es que antes de que comenzase la concentración y durante estuvieron pidiendo papeles a los/as inmigrantes que por allí pasaban, registrando mochilas, pidiendo DNI a la gente que iba a entrar en la plaza. Te preguntaban: Viene usted a la concentración? A lo que muchas respondíamos: No, es que he quedado con 8 mil amigos/as aquí, disculpe pero llego tarde. JAJAJA! Luego te recordaban: sabe usted que la concentración es ilegal y que puede incurrir en delito? No pudieron amedrentarnos.

La noche fue transcurriendo bajo agua, una comisión de infraestructura trabajando sin cesar con toda persona que echase una mano, todo para intentar que aguantasen las lonas y rezando porque escampase. A la 1 de la mañana, se comenzó a tener "mono" de asamblea pero, ¿cómo hacerla? El suelo estaba empapado y las carpas iban a dificultar vernos las unas a las otras, era prioritario aguantar la infraestructura y animar a la gente para no decaer. Más de un/a espontáneo agarró un megáfono y comenzó a cantar lemas para animar el gentío. Otros/as lo agarraban para ir informando a la gente de las noticias que iban apareciendo en la red. Nos pasábamos móviles para ver las fotos de la plaza del Sol a las 20 horas, compartiendo miradas de satisfacción: "está respondiendo la ciudadanía, merece la pena luchar contra el cansancio de tres días casi sin dormir", decían algunos/as. Otras regresamos a casa para descansar algo, pues estamos alternando trabajo con plaza de Sol.

La jornada que más de una pensábamos clave ha pasado, ya no nos pueden amedrentar, atemorizar. NO TENEMOS MIEDO. Se ha prendido la llama, se ha abierto la caja de pandora y ya no podemos volver al inmovilismo, a la docilidad, a la sumisión, a la dominación, a la desinformación... La conciencia social ha estallado en Madrid y en otros lugares de España y el mundo, ya no hay vuelta atrás. No vale de nada que intenten colarlo en campaña electoral, que pretendan atemorizar a la gente con mensajes por los altavoces del metro. Llevan mucho tiempo sin escucharnos, así que hemos decidido dejar de escucharles a ellos y escucharnos entre nosotras, las personas indignadas. Estamos reventando su política del miedo y ¡no vamos a parar!

El segundo día de acampada en plena asamblea de 500 personas se pide un minuto, están llegando mensajes de apoyo de Islandia: "resistir, en Islandia hemos conseguido el cambio, ¿POR QUÉ EN ESPAÑA NO?  Y vuelvo a recordar, ahí está la fuerza del movimiento, ha prendido la llama de la conciencia y traspasado a la acción y a la utopía, al pensar en lo posible. Ayer algunos/as comentaban: ¿y si estamos generando un cambio en el mundo?

Hay una pregunta que no cesa de correr por la mente de los/as ciudadanos/as, una pregunta que hace mucho dejó de tener uso: ¿POR QUÉ NO?

Que la concentración es ilegal, ¿por qué no ejercer el derecho a reunión pacífica y sin armas (art. 21 de la Constitución)?

NOS VEMOS ESTA TARDE A LAS 20 HORAS EN SOL. ¿POR QUÉ NO?

miércoles, 18 de mayo de 2011

Un día, una noche más...

... que de nuevo nos regala miles de ejemplos de dignidad frente a los intentos de asustar y amedrentar. Pese al refuerzo policial, pese a la prohibición de concentrarse, la necesidad de cambio se impone.

Y de nuevo, en ejemplo del absurdo en el que vivimos inmerso. El dictamen de la Junta Electoral (por cierto, ya hay una campaña en marcha para exigir la marcha atrás en su decisión) no tiene precio:  "se considera que la petición del voto responsable (...) puede afectar a la campaña electoral y a la libertad del derecho de los ciudadanos al ejercicio del voto".

¿Cómo es eso de que llamar a hacer un uso responsable del voto afecta a la campaña? 

¿Será porque interfiere con los llamamientos irracionales y/o viscerales de los partidos mayoritarios (hay que reconocer que ninguno de ellos se caracteriza por hacer invitar al voto responsable)?

¿O quizás es que la libertad del derecho al voto a la que se hace referencia no se relaciona con la responsabilidad?

¿Mejor no pensar, simplemente consumir mensajes, miedos y rencores, como nos ofrecen los grandes partidos?

¿Sólo eso puede ocupar el espacio público estos días?

A lo mejor por eso se impone un día de reflexión antes de la jornada electoral. Porque durante todos los anteriores se hace todo lo posible por evitarla.

P.D. Al ir avanzando, se van aclarando algunas cosas, gracias al manifiesto consensuado en la Asamblea de Sol (hay otros circulando que no han sido aprobado por todos, este es el que permite unir a todo el mundo) y  al de Democracia Real Ya, que explica que no son ellos los que convocan, aunque apoyen esta iniciativa. 

¿Y entonces qué?

Dado que el movimiento generado desde el domingo a través de manifestaciones y acampadas está generando muchas preguntas, inquietudes y bastantes manipulaciones, no está de más poder informarse sobre las diferentes alternativas al discurso oficial que se ponen encima de la mesa de cara a las elecciones del 22-m.

Así, por ejemplo, merece la pena asomarse a la web de No Les Votes para enterarse de lo que realmente proponen: "OBJETIVO DE #NOLESVOTES. Las personas que apoyamos a la iniciativa #nolesvotes desde sus inicios, a la vista de la catarata de tergiversaciones vertidas por políticos y medios de comunicación, queremos recordar y subrayar que la iniciativa en ningún modo promueve la abstención, y que surgió para hacer una llamada al ejercicio del voto responsable el próximo 22-M. La iniciativa pide específicamente que no se vote a los partidos que responden a intereses distintos a los de la ciudadanía: PP, PSOE y CiU, pero recomienda que en su lugar se examinen otras opciones. La iniciativa no pide el voto para ninguna opción concreta: el voto es responsabilidad de cada ciudadano." Ya que se están interpretando los movimientos de estos días como llamamientos a la abstención, no está de más este mensaje.

Además, ofrecen mucha información y herramientas interesantes para el análisis.  

Sin embargo, también hay otros llamamientos a asumir de manera responsable la jornada del domingo de otras maneras, como el voto nulo (merece la pena leer esta reflexión sobre su significado), el voto en blanco computable, o la abstención en sus diversas modalidades.


No saben qué hacer

Ayer escribía que la manifestación y la acampada post15-m podía ser una herramienta interesante de reflexión. A las pocas horas ha demostrado su capacidad clarificadora para mostrar que, efectivamente, como se corea en las concentraciones, "lo llaman democracia y no lo es".

Cuando la gente se agolpa en los países árabes para denunciar la corrupción y la injusticia del sistema que les gobierna, desde aquí se aplaude la iniciativa y se denuncia el inmovilismo o incluso la brutalidad de los gobiernos de turno. Pero cuando se comienzan a juntar unos cuantos en la Puerta del Sol, ese centro simbólico, se decide actuar como se ha denunciado que hacían otros, y se les pretende quitar de enmedio sin más. Para aderezar más el pastel, no faltan las muestras de violencia policial ni la censura.

Todo esto no deja de ser un ejercicio de torpeza, porque es evidente que no hace más echar más leña al fuego y animar a más gente a unirse a está dinámica de protesta que no hace sino evidenciar la distancia que hay entre los partidos políticos y la "gente de a pie", como se dice. Así, por ejemplo, una encuesta de Metroscopia del año pasado reflejaba que el 89% de los españoles cree que, cada vez más, nuestros partidos políticos tienden a pensar únicamente en lo que les beneficia e interesa; y en un medio tan poco de izquierdas como es El Mundo la amplia mayoría de gente apoya las reivindicaciones enarboladas por Democracia Real Ya.

Cuando la gente se lanza a la calle y se decide a dejar de callar, los que intentan tener todo bien organizado y controlado se ponen nerviosos. Ese es un buen síntoma, por lo menos de que algo se está moviendo. Lo que no hay que olvidar es que los riesgos del afán de control por parte del estado son muchos y peligrosos. Menos mal que al mismo se movilizan también alterntivas en defensa de lo común.

P.D. Un ejemplo genial de la esquizofrenia política lo ofrece Escolar en su blog (aparte de otras reflexiones), aprovechando declaraciones de Esteban González Pons: quién te ha visto y quién te ve.

El viaje

Eras pequeña, levantando pocos palmos del suelo, cuando comenzaste a participar en las bibliotecas de calle que se organizaban en tu barrio. Así, a través de los libros, conseguías ir más allá de la realidad embarrada del barrio de chabolas en el que vivías. Cada libro era una propuesta, una aventura, un mundo por descubrir y saborear...

Los años fueron pasando, y tu realidad cambió al ser realojada en piso. No es que las cosas fueran más fáciles, simplemente diferentes. Ya no había goteras en la casa, pero si vecinos que señalaban a tu familia como diferente, culpable de los males que sufría y de paso de algunos de los demás.

Lo que no cambió fue tu ilusión al agarrar cada semana un libro entre tus manos para lanzarte a ese viaje placentero que te ofrecía cada cuento, cada historia.

Y así fuiste creciendo... Los libros se fueron cerrando, pero se abrió el espacio para poder hablar, preguntar, curiosear, compartir con aquellos voluntari@s que iban cada semana a tu barrio. Otras vidas, otras gentes de otros mundos diferentes del tuyo, y tu entregada a la tarea de descubrir cada rincón de éstos, de explorar, de ir más allá...

Hoy te vuelvo a encontrar, muchos años después. Ya convertida en mujer me cuentas que has conseguido cumplir muchos de tus sueños: viajar en barco, en avión, en globo, visitar media España, viajar por Marruecos... Sueñas ahora con ir a Francia, con hacer el petate y marcharte para allá, a investigar, a conocer...

No es lo que uno se espera de una chica gitana de veinte años, cuya madre reconoce que hace unos años no sabía ni siquiera ir a comprar a una tienda, pero cuyo proceso de crecimiento y lucha posterior ha dejado una honda huella en su hija. Tu madre te ha enseñado que es posible avanzar persiguiendo sueños, pese a las dificultades, por muy grandes que éstas sean.

Y tu sueño es viajar, conocer, moverte... Me dices que no sabes de dónde te ha surgido esta idea, esta pasión, que quizás fue una conversación con algún voluntario hace unos años. Y yo no puedo evitar recordar, y recordando encuentro a esa niña que desde pequeña, desde muy pequeña, no paró de viajar. A través de libros, a través de dibujos, a través de diálogos...

Siempre estuviste en camino. Y ahí sigues, en marcha, en tu viaje apasionado.

Gracias por compartirlo con nosotros, L.

martes, 17 de mayo de 2011

Entre todos

Es tiempo de buscar alternativas colectivas si de verdad queremos transformar las cosas... Y parece que aunque nos cueste vamos aprendiendo a hacerlo.

Por un lado, la manifestación del 15-M ha dado paso a una acampada en la Puerta del Sol (se puede seguir aquí) que puede ser una buena oportunidad para estimular la reflexión de cara a las elecciones, sobre todo si se es capaz de pasar de la protesta a la propuesta articulada.

Por otro, procesos colectivos que llevan tiempo asentándose poco a poco, como es el caso de Diagonal, hacen un llamamiento a construir entre todos herramientas más útiles, como puede ser una nueva web, mediante una propuesta de crowdfunding.



sábado, 14 de mayo de 2011

Todo para unos y otros... para nada

Ahora que se lanzan tantos mensajes y promesas en la campaña electoral, muchas en relación con mejoras y servicios punteros, como el tema de la excelencia en educación que ahora tanto se lleva, merece la pena leer el articulo que publica Enrique Gil Calvo en el País, La desigualdad y sus eufemismos. No tiene desperdicio...

"¿por qué lo llaman excelencia cuando quieren decir desigualdad? Excelencia o cualquier otro de los eufemismos que permiten camuflar un concepto de por sí negativo, como el de desigualdad, para hacerlo pasar por otro aparentemente positivo: excelencia, exigencia, mérito, esfuerzo, calidad, rendimiento, competitividad, etcétera. Pero aunque la mona se vista de seda, mona se queda. Quiero decir que subvencionar con fondos públicos la excelencia educativa, si no se actúa también en el otro extremo de la distribución de rendimientos escolares, implica incrementar la desigualdad." leer artículo completo


Si completamos la lectura con otro artículo aparecido en el mismo periódico, esta vez de Jose Ignacio Torreblanca  El abismo xenófobo, se consigue una imagen bastante precisa de la dinámica cada vez más acelerada de exclusión y defensa de los privilegios en la que estamos entrando.


Y así, mientras se lanzan al vuelo campanas que se espera que deleiten los oídos de los votantes con llamamientos a la defensa y el desarrollo del propio bienestar, a 14 km de la puerta del Sol decenas de familias conviven con las ratas a dia y noche, con todos los riesgos que eso conlleva. Pero de ellas no se habla en ningún programa electoral. No interesan, sin más.


Por eso es tan importante apoyar y difundir iniciativas como la de la semana de movilización "Bota las ratas del Gallinero". Para que se hable de lo realmente fundamental, la dignidad de todos, y no sólo de los privilegios de algunos. 



MOVILIZACIÓN POR LA SITUACIÓN DEL GALLINERO
SEMANA DE DENUNCIA (DEL 16 AL 20 DE MAYO)

LUNES 16: JORNADA DE SENSIBILIZACIÓN Y CONCIENCIACIÓN EN EL C.P. SAN CARLOS   
                   BORROMEO (Calle Peironcely, 2 -Entrevías-)
  • 19:30: Presentación de la semana
  • 20:00: Mesa redonda: partidos políticos, vecinos y voluntarios
MARTES 17: COLOCACIÓN DE PANCARTAS

MIÉRCOLES 18: VISIBILIZACIÓN DE LA SITUACIÓN DEL GALLINERO (11 horas, Plaza Cibeles)

JUEVES 19: LIMPIEZA SIMBÓLICA DEL GALLINERO Y REALIZACIÓN DE CARTAS AL   
                    ALCALDE (17:30 horas)

VIERNES 20: CONCENTRACIÓN FESTIVA (11 horas, Plaza Cibeles)

Convoca: Voluntarios de la Parroquia de Santo Domingo de la Calzada de la Cañada Real, Parroquia San Carlos Borromeo, Asociación Juvenil El Gallo de Santo Domingo, Amigos de los Gitanos Rumanos del Gallinero, Asociación Apoyo.



P.D. Como muestra gráfica de esta dinámica global, ésta que apareción en el Washington Post. La línea azul refleja la evolución de los ingresos de los más ricos en EEUU (que sube y sube), y la roja el porcentaje de impuestos que han pagado en cada momento (que no para de bajar). Acá la cosa no es muy diferente...

 

Sucios, sucios negocios


A través de Susana me llega esta inciativa puesta en marcha por Setem llamada Banca Límpia, que permite asomarse y conocer  cómo invierte tu banco tu dinero en el negocio de las armas. Y para quien se quede con ganas, puede completar la información con el informe Negocios sucios.

Fuente de indignación

Interesante la reflexión de Reyes Mate que aparece hoy en el País. Ahora que se habla tanto de la necesidad de indignación, es fundamental no perder de vista a aquellos que sufren en carne propia las injusticias y exclusiones. Acá van algunos fragmentos:

"Los pobres son, en su desamparo, peligrosos. La pobreza ha sido el humus en el que han nacido los episodios de agitación social más definitivos. La experiencia de pobreza, en los unos, y el espectáculo de la miseria, en los otros, han sido el detonante de la indignación social. Las utopías de un mundo mejor o las teorías revolucionarias, incluidas las marxistas, solo han fructificado en terrenos abonados con la indignación provocada por el espectáculo de seres impotentes y humillados.

En un momento como el actual en el que la izquierda necesita la complicidad de la derecha para subsistir -¿cómo pagar si no la factura del Estado de bienestar o la protección al desempleo?- los pobres son el resto de una tradición crítica que se ha quedado sin claros contenidos. Son el índice de un fracaso. No solo del fracaso de un sistema empeñado en identificar los intereses de una minoría social con los de toda la sociedad, sino del fracaso de la política occidental que nació con la idea de encontrar reglas de juego que valieran para el partido de los ricos y de los pobres. Esa confianza estaba fundada en la experiencia de la humanidad, expresada en los mitos más antiguos, de que la pobreza no es algo natural, ni merecido, ni irremediable, sino que es un empobrecimiento del hombre por el hombre. Lo natural, desde la Biblia a Rousseau, es la igualdad. La política quiere hacer cohabitar al rico y al pobre porque entiende que hay una relación nada inocente entre pobreza y riqueza."

Tejiendo barrio

Para celebrar los 10 años de recorrido del Centro Cultural la Piluka, lo celebran con un Festival por la  Autoorganización en los barrios hoy día 14. No es mal plan...

lunes, 9 de mayo de 2011

Persiguiendo de nuevo

Hay fantasmas que vuelven a la vida, recordando tiempos pasados aterradores. Me quedo de piedra al leer este mensaje de Juan de Dios Heredia, pero más al descubrir que es algo que viene ocurriendo desde hace meses, no tan lejos de acá, pero si medio escondido, al menos para mí...


EN HUNGRÍA NOS ESTÁN MATANDO

Berlusconi nos persigue y su policía destruye nuestras barracas. Sarkozy nos deporta y nos echa fuera de sus fronteras. Pero en Hungría nos están matando como a conejos.

La situación de la comunidad gitana en Hungría es sumamente alarmante. La extrema derecha triunfadora en las últimas elecciones y los racistas que no ocultan su condición, nos persiguen, meten fuego a nuestras casas y matan a nuestros hijos. Y todo esto se ha agravado desde que el partido ultraderechista JOBBIK consiguió el 17% de los votos y 47 diputados convirtiéndose en la tercera fuerza parlamentaria en las pasadas elecciones legislativas. JOBBIK (Movimiento para una Hungría Mejor), fundado en 2003, está liderado por Gábor Vona, un racista que se mueve alentado por el fascismo más negro y represor y la doctrina de los nazis húngaros que fueron amigos de Hitler.

Llueve sobre mojado en Hungría, especialmente desde que el año pasado se dispararon todas las alarmas por el asesinato de un gitano, Róbert Csorba, de 27 años y de su hijo Robert de cinco. Los autores del asesinato planearon perfectamente el ataque: mientras uno lanzó bombas incendiarias contra la casa de la familia gitana, otro esperó agazapado cerca de la puerta para disparar al padre y a su hijo cuando trataban de escapar de las llamas.

Y la violencia no cesa. Llevamos contabilizados más de 50 ataques de una violencia extrema. Unos con armas y otros con cócteles molotov que han costado la vida de varias personas. El último ataque asesino ocurrió el pasado mes de noviembre, cuando dos hermanos fueron asesinados en la localidad de Nagycsécs, en el este del país, de la misma forma en que fueron asesinados el padre y el niño gitanos.

János Farkas, hombre de respeto y jefe de la comunidad gitana de Gyöngyöspata, declaró a un periódico local: "Estamos asustados. No puedo olvidar a esos hombres uniformados y con botas negras Se refiere a los seguidores de JOBBIK que desfilaban por las calles del barrio donde vivimos entonando cantos militares". La mayoría de estos hombres violentos son antiguos miembros de Magyar Garda (Guardia húngara), un grupo paramilitar ilegal que se inspira en la estética y la ideología de Cruz Flechada, el partido fascista húngaro de antes de la Segunda Guerra Mundial. Por esa razón una gran parte de los niños dejaron de ir a la escuela, por miedo de encontrarse con los racistas nazis uniformados.

Lo más grave es que JOBBIK, el partido racista, tiene seguidores en sitios impensables. Recientemente organizaron una manifestación en Hejoszalonta, a unos 180 kilómetros de Budapest. Una parte de la élite local encabezada por el director de la escuela pública se manifestó con los ultras, mientras que el alcalde, Jozsef Anderko, se solidarizó con los gitanos, junto con militantes proderechos humanos.

En el mes de marzo, el líder nacional del JOBBIK, el diputado Gábor Vona, pronunció un discurso ante 1.500 paramilitares. La mayoría llevaban el uniforme negro de la Szebb Jövoert. Y entre ellos se podían ver a individuos agresivos, uniformados y con la cabeza rapada, portando hachas o fustas, flanqueados por perros pitbull. Ante este panorama las familias gitanas ni siquiera se atrevieron a llevar a sus hijos al colegio.

El Gobierno de centro derecha de Viktor Orban se ha visto desbordado por tanta violencia, mientras la eurodiputada gitana, Lívia Járóka es la cara más visible de los esfuerzos políticos que a nivel europeo se están dando para corregir esta situación. Para nosotros siguen vivas las palabras del anterior Comisario de Empleo y Asuntos Sociales, Vladimir Spidla: "En algunos Estados miembros parece que los gitanos se han convertido en el blanco de la violencia racista organizada, alimentada por un populismo político, una retórica del odio y la moda mediática. En algunos casos, los gitanos están siendo convertidos en chivos expiatorios de problemas sociales mayores".

Y los gitanos de todo el mundo seguimos preguntándonos: ¿hasta cuando, Señor, tendremos que soportar esta cruz?

Juan de Dios Ramírez-Heredia
Presidente de Unión Romani


Jugarse la vida

Chulo. Te llamaban así, y aunque siempre nos esforzamos, como con tantos otros, por rescatar tu nombre de pila, Jesús, se nos terminaba imponiendo este sobrenombre que reflejaba tan bien tu manera de ser y estar: chulo.

Según el diccionario, chulo tiene varios significados, como:

  • Que habla y obra con chulería.
  • Lindo, bonito, gracioso.
  • Individuo de las clases populares de Madrid, que se distinguía por cierta afectación y guapeza en el traje y en el modo de conducirse.
 Y no puedo evitar reconocer tu recuerdo flotando entre estas palabras que tratan de fijar un concepto en el que tu vida no cabe, pero en el que de alguna manera se refleja tu aroma.

Me resulta curioso que ahora que intento volver a traerte a la memoria, no consigo recordar tu rostro, y sin embargo tu presencia, tu manera de acercarte, de bromear, de estar pendiente de nosotros, de generar encuentros más allá de los miedos y la desconfianza, de superar la violencia y regalar caricias... Todo eso ha dejado una huella inborrable en mí. 

Cuando te vi por primera vez tendrías unos 12 años, recién llegado al barrio de chabolas donde hacíamos biblioteca de calle. Te sabías mover bien, tanto entre aquellos que imponían sus maneras por ser los más fuertes, ayudado por tus maneras macarrillas y tu don para el vacileo, como entre aquellos que vivían más escondidos, por tu cuidado y respeto hacia todos y tus esfuerzos porque nadie fuera avasallado.

Desde que te conocí nunca participaste mucho en nuestras actividades, más bien nos encontrábamos contigo en los entretiempos, en las idas y venidas, aprovechando esos momentos para jugar a cruzar bromas, poses y vaciles; y también en las múltiples intervenciones mediante las cuales nos defendias de otros chavales que generaban problemas, amenazándonos a nosotros o a otros niños. Era ahí, en esos momentos, cuando desplegabas tu maestría para sortear los conflictos y se hacía patente el respeto que todos te tenían.

De esta manera, tu presencia siempre fue garantía para nosotros de buen rollo y confianza, junto con cierta sensación de estar bien protegidos si pasara algo. Quizás por esto lo que queda en mi memoria no es tu cara, sino la sensación de tu cercanía presente.

Todo esto escapa ahora de entre los recuerdos de otra época al enterarme de que te fuiste, electrocutado a los veintipocos años, mientras tratabas de coger algo de cobre. Según algunos, un ladrón de cobre más. Según otros, otro joven que se niega a rendirse y lucha por sacar adelante a los suyos jugando lo mejor que sabe las cartas que le han tocado, asumiendo los riesgos que eso conlleva.

Era evidente, para los que te conocimos, lo mucho que amabas la vida, y lo que ésta tenía para tí de juego, de risa, de encuentro, de lucha, de respeto, de cuidado...

Es inevitable, para los que tuvimos la suerte de aprender a tu lado, vernos inundados ahora por un gran silencio...







El silencio que nombra la ausencia de aquel que sabe jugar y jugarse la vida.

jueves, 5 de mayo de 2011

Otros movimientos

Continuando con la entrada anterior, puede ser interesante asomarse a lo que se mueve en estos últimos días en las redes sociales de cara a intentar encauzar el malestar y la indignación de manera colectiva. Hay diversos grupos que están ganando en actividad, y por el momento hay una fecha, el 15 de mayo, en la que se han convocado movilizaciones con dos consignas claras: Toma la calle y Democracia real ya.

¿Será esta la oportunidad de encontrarse en las calles y gritar juntos un ¡Basta ya!, como ha ocurrido en tantos otros países, aún con diversos resultados?

Tejiendo alternativas

Se acumulan las convocatorias y los espacios en los que poder seguir tratando de construir otras maneras de ser y estar. Por de pronto, el 6 y 7 de Mayo se celebra el I Foro Social Mundial de Madrid Temático: Alternativas a los mercados (ver programa).



Allí, entres otras cosas, se presentará una herramienta interesante puesta en marcha por la gente de Decrece Madrid, el Mapa del Madrid decrecentista, que explican así: